Seleccionar página

Mil recuerdos de tu infancia me invaden, hice de tus retratos mi rincón particular para mirarte, para desde la distancia desearte el mejor día, el mejor instante.

Pido a Dios que nunca te falten buenos amigos que te ayuden a sortear los pésimos ratos, que no te falte una mano que te alargue compañía y un abrazo para que jamás te sientas solo.

Ten por seguramente con misivas como esta, todo aquello que pretendas transmitirle no va a caer en saco roto, ¡todo lo contrario!

Le llegará tanto al corazón que, además de conservar siempre la carta, la entenderá, la aprenderá y la pondrá en práctica en su día a día.

McGregor advierte que no hay que asumir que va a haber un cambio positivo.

«Generalmente, los progenitores reciben un texto, lo argumentan y luego no tienen más noticias.

Si intentan organizar un encuentro, posiblemente los ignoren».

En verdad, el estudio británico reveló la aplastante estadística de que más del 70% de los hijos mayores dicen que no aguardan ni planean una reconciliación.

En ocasiones «ceder a la resolución de un hijo adulto es la única opción sensata», afirma McGregor.

El comentario a propósito de esta publicación mucho más celebrado en el perfil de Fb del periódico, con mucho más de 250 «me gusta», se cuestiona si la madre debe pensar sobre su una parte de compromiso en esa separación.

Los hijos no están siendo conscientes de los sentimientos de los padres hasta el momento en que la vida los pone en sus zapatos.

Antes de redactar tu carta trata de pensar en todas y cada una de las cosas que te agradaría decirle a tu hijo y que no le has dicho por una u otra razón.

Tener esta información puede facilitarte el desarrollo de escribir tu carta.

Una carta de una madre a un hijoes una oportunidad excelente para acercarte a tu hijo y que él no se sienta incómodo o vulnerable.

Puede ocurrir que mi cuerpo ya no responda como antes y ya no pueda correr, saltar, jugar en el piso y alzarte como en años anteriores.

Por favor hijo, te estoy pidiendo que ahí me des tu mano y tu seguridad.

Sé que junto a ti podré sobrepasar la vejez y no voy a ser una carga para ti.

En el momento en que te sientas triste o no halles la salida de tus inconvenientes, recuerda que durante tu vida hiciste te enfrentaste a cosas bien difíciles y siempre supiste como manejarte.

Espero que aprendas a desarrollar la misma seguridad que yo tengo en ti y que sepas valorar tus habilidades.

carta a un hijo adulto

Una oración de cada día te protege y todo mi amor te bendice.

Yo, desde la distancia, hijo querido, te abrazo cada día en un pensamiento.

Te deseo el sol, radiante y que cada día reluzca para ti.

Lo que debes tener claro es que ese \’no\’ nunca te lo tienes que decir a ti mismo.

Hoy, mi hijo del alma, sabiéndote lejos de mí, quiero rogar y rogar a fin de que la vida ampliamente se abra para ti, que cada caída sea solo un traspié y que no permanezcas en el suelo más tiempo del preciso.

Me puse por promesa leal que yo te protegería y pondría mi cuerpo y espíritu para arremeter contra las balas que traten de doblegar tu existencia, para defenderte de las incontables tristezas que la vida te trae, porque nadie, nadie podría ofrecerte tanto como esta mujer que te ha amado más que a sí misma.

GuiaInfantil.com es la web líder en audiencia en la categoría Familia y Estilo de Vida con 14 millones de visitantes al mes.

Si eres mayor, anciana, y precisas de tus hijos… acude primero a personas de confianza, pide su consejo y ayuda.

A veces es necesario que un tercero les llame la atención para que empiecen a colaborar.

Y si ni con eso consigues nada y siguen ignorando tus pretensiones, ve a los servicios sociales y expón tu caso.

Mi amor por ti no disminuye por mucho que te afirme una y otra vez que las cosas se hacen de esta forma y no de este otro modo.

Recuerda que te quiero siempre y en todo momento, también cuando llega el desenlace del día, estoy cansada y te hablo una de forma menos amable.

Precioso mensaje, laverdad que como padre fallamos muchas veces en el momento en que los hijos estan pequenos no sacamos el tiempo necesario para ellos; pero en el momento en que somos abuelos nos damos cuenta el tiempo perdimos con nuestros hijos.

Ser abuelos es una experiencia extraordinaria, todos los que Dios les dió la posibilidad de ser abuelos disfruten a sus nietos.

Es muy doloroso todo esto,pero hago Voluntariado,tengo amigas,y estoy agradecida con Dios,por todos y todo.

Estoy muy cerquita de Dios,y creo que es EL,Quien Hace que yo no sienta ni una migaja de rencor hacia nadie,y menos hacia mis hijos.

De todos modos somos, solo humides aprendices en todo orden de cosas,en este planeta.

En ocasiones, nuestros propios hijos, exactamente los mismos que siempre han recibido nuestras ayudas y bondades, son los mucho más desagradecidos.

Lejos de apreciar lo que haces y sacrificas por ellos, semeja que nunca tienen suficiente y siempre y en todo momento quieren más… tal y como si no se dieran cuenta de que lo que les das tiene valor para ti, y que has debido hacer sacrificios para dárselo.

Que nunca absolutamente nadie te afirme que no puedes porque no es de este modo.

misc