Seleccionar página

Mientras, el terapeuta o el resto miembros del grupo tienen la posibilidad de ir transmitiéndole lo que van escuchando, lo que les resulta mucho más emotivo o mucho más importante, etcétera. Leer la carta detenidamente y recibir feedback de esos que la escuchan es igualmente esencial que visto que el doliente exprese de qué forma se siente y de qué se da cuenta tras leerla, del desarrollo que siguió, etcétera. Siento que me afirmes que prosigues enojado, aunque lo que añades y el tono general de tu carta me tranquilicen bastante. Celebro que tus disposiciones actuales te parezcan menos amargas, que las que dices haber tenido; yo deseo más que nada tu dicha, tu sosiego, que te es tan costoso. También yo me siento en mejores disposiciones que hace días tenía, y si tu enojo se disipase me encontraría contenta. Te copio con exactitud, si bien no por completo, los parágrafos que mi buena madre te dedica; el alto término que tiene de ti y la inocencia con que lo expresa no pueden menos de lisonjearte.

carta de despedida a un amor que no pudo ser

Aunque el cuerpo nos abandone –a todos, poco a poco–, hay personas que no lo hacen, hay sentimientos que no lo hacen. Ayudamos a quienes han sufrido la pérdida de un individuo cercano, ofreciéndoles información, elementos y claves para superar el desafío. Parece como si no hubieses tenido un espacio o gente con la que comunicar tu pérdida, tal y como si la tendencia de tu alrededor haya sido, quizá, la de reducir tu emoción. Es tal y como si hubieras debido justificar tu mal, y a menudo esa situación nos transporta a reprimir lo que sentimos pues el entorno no nos comprende. Comprendo que para ti quedaron varios proyectos y proyectos que no van a poder llegarse a efectuar. Quizá la sensación es que el proceso se quedó un poco bloqueado a nivel sensible, aunque en otras áreas muy importantes está habiendo avances, pero es posible que esa área del duelo se quedó mucho más congelada, como no había tenido el espacio para expresarte.

La vida afuera, la que hacemos esos que contamos la suerte de mantener la salud, se ha vuelto una vida muy extraña. Muchísima gente está confinada en casa, hay una prohibición de salir a la calle salvo para trabajar, ir a la farmacia, pasear al perro, ir a obtener alimentos y poca cosa mucho más. No hay colegios, ni universidades, teatros, cines, gimnasios, salas de conciertos…todo está cerrado. Quien puede trabaja a distancia y quien no puede hacerlo así no trabaja. Te deseo que busques las fórmulas que mejor te vayan para ganar esta batalla que debes librar lo más pronto y de la mejor manera viable. El tiempo, que cuando queremos que pase se detiene y cuando queremos que se detenga vuela, pasará poco a poco y seguramente te recuperarás.

Lo único que siento es tu ausencia, un revuelo de sentimientos y la sensación de estar perdida. Fuera del hospital donde estáis, todos y cada uno de los ciudadanos les apoyan de corazón, y os desean una rápida restauración, a fin de que podáis estar con nuestros seres queridos. Pero esa noche, ante mi sorpresa, caí en una especie de pozo profundo.

Recibo en cama todavía tu contestación a la mía de ayer de noche, y veo en ella expresiones y aun párrafos enteros, que no puedo dejar un instante sin contestación. Dices que haciéndote entender que me semejas de poco servir no espere yo jamás que tú deduzcas la consecuencia de que te deseo. Desde luego es indudable que no podía yo esperar tan anómala consecuencia, ni creo que, si ella tenga existencia, tu aceptarías ni estimarías en nada un cariño semejante. ¿Qué es el aprecio que no se funda en la estimación? ; pero tú tergiversas de una forma increíble el sentido de mis expresiones, y te agravias y me agravias al interpretar mis sentimientos.

Guarda mi nombre, correo electrónico y web en este navegador para la próxima vez que comente. Si bien logremos que un tribunal universal declare nuestra inocencia y la culpabilidad total del otro, nos vamos a sentir igualmente tristes por el hecho de que la razón, en cuestiones del corazón, es un instrumento ineficaz. Lo más esencial es aquello que se quebró o lo que jamás pudo ser; este es el dolor que subyace y no lo podemos calmar con justicia. Si pudiéramos detenernos y pensar con calma nos sorprendería cuán con frecuencia estamos tenuemente trabados en una batalla con el pasado, gastando energía en el inútil trabajo de mudar lo que fue. El odio y el resentimiento son herramientas que nos evitan entrar en la aceptación y el mal; al comienzo, proporcionan un alivio aparente pero, cuando la situación pervive, el precio a pagar es infinitamente costoso. Es esperable que después de una separación –de manera especial si fue tormentosa– persistan sentimientos intensos que precisan expresarse.

Leoncia no está aún capaz de salir al público, pues precisa ensayarse más. Los actores están más apasionados que yo en su lucimiento, y, por consiguiente, no se ejecutará hasta el 29. Ahora me lo solicitan de Madrid también, y mando una copia por este correo. Haz una lista de todo lo que te ha enseñado la relación que se cerró, pese a las adversidades que has debido vivir. Intentemos lograr entre todas y cada una que la mujer de el día de hoy sea considerablemente más de lo que se ve. Eres alguien que no quisiera olvidar y siempre te voy a rememorar con una sonrisa.

Esta larga carta no te robará ninguno de los momentos que precisas para tus ocupaciones y visitas, la mandaré de noche para que la halles al irte a acostar y la leas en cama, mientras que esperas el sueño. Anoche te escribí y rompí la carta; esta noche te escribo también; pero salga como quiera no la romperé. Adiós, no seas perezoso y ven a conocer a tus amigas, puesto que solo una no puede amarte. Mi corazónprimitivo o no130, siempre es leal a la religión de los recuerdos, y hay cuerdas en él que no se gastan, aunque quizás enmohezcan.

Su mejor alegato fue, sin duda, el pronunciado en las tardes del 21 y del 25 de junio de 1866, consumiendo un turno contra la totalidad del presupuesto de Hacienda191. La capital de españa muy animado con las soiréesde invierno, los teatros, los paseos y las Cortes. Yo, a pesar de mi apatía, debo dejar llevarme en ocasiones por la corriente de la animación general, y asisto a las Cortes muchos días, al recorrido pocos, y ciertos a las asambleas. He recibido la tuya en cama, pues mi jaqueca se hizo tan fuerte, que no puedo tenerme en pie, y tomé y conservo la cama, donde permaneceré hasta la hora de comer, por si acaso el reposo me alivia. Comemos a las seis, regularmente, y me es realmente difícil recibir antes de las siete. Si deseas absolutamente que te vea el día de hoy, va a ser exacto que vengas a esa hora, por únicamente una; pues a las ocho espero a Concha y estoy comprometida con ella para ir al teatro.

Estaba a puntito de “tirar la toalla” y dejarme caer a mí mismo, renunciando a todo intento de superación o, al menos, de aceptación. Una cosa que no te he dicho es que yo estoy en Francia. Vivo aquí ya hace tres años y la cuarentena me ha cogido lejísimos de nosotros y de mi familia. Aquí se están tomando las mismas medidas que en España y se están cometiendo los mismos errores, claro, pues al fin y al cabo no somos tan distintos y absolutamente nadie sabía qué era esto.

general