Seleccionar página

Gracias Pablo, al enseñarme de qué manera aceptando a un padre se puede ser un óptimo hijo, un buen padre y una buena persona. Yo trabajo cada día para aproximarme a ese buen hombre que deseo ser, un hombre de bien que quiere que sus hijos también lo sean. Ese es el único sentido que le deseo ofrecer a mi vida. Muchas felicidades a quien escribió la carta. Lo hiciste bien, pero no todo está en tus manos. Te has esforzado, no te atormentes.

carta al padre de mi hijo

No obstante, lo que ella no aguardaba era que ella fuera la única que tuviese ese pequeño conflicto, en tanto que su marido se apoya en ella a fin de que haga todo. Por poner un ejemplo, Celeste cuenta de qué forma le pidió a su marido que vigilara al bebé para poder irse a la cama temprano, por una vez; y cómo él se dio por vencido apenas unos minutos después, llevándole al bebé a su lado, en la cama. El abandono sensible infantil es una situación. Te mostramos la carta de una pequeña al padre que la abandonó; será una lección de vida.

Enserio llevo un tiempo pensando como acercarme a mi hijo adolescente, al cual no veo hace un tiempo por su enojo, por su etapa, por su elección de no visitarme, por sus no tengo tiempo para verte, con su madre y él a decidido permanecer con ella. Y he decidido dedicarle algún video con fotografías de etapas anteriores desde su nacimiento, y buscando alguna carta en internet sobre la etapa que transita ahora he leído vuestra carta, y coincido en un 1000% buenísima unión de letras y expresiones. Me siento halagado por tu reconocimiento y, más que nada, me conmueve percibir tu propio desarrollo de desarrollo personal, en tus roles de hijo y padre. Pablo es un hombre sensible, espléndido, vulnerable y valeroso. Pablo es buen hijo que aprendió a ser un óptimo padre y una aceptable persona a quien le mueve el propósito de hacer el bien con el resto.

He visto casos en los que, sin entender por qué razón, el desvergonzado que, aun con instructor particular, cosechaba calabazas a tutiplén, viene en este momento cargado de destacables. No se debe perder la paciencia. No hay que perder la promesa. Si no crees tú en tu hijo, ¿quién va a opinar en él? Ya sé que te ha defraudado miles, millones de veces. Afirma Fhilippe Merieu que “la educabilidad se rompe en el momento que pensamos que el otro no puede estudiar y que nosotros no tenemos la posibilidad de ayudarle a lograrlo”.

Es bastante el tiempo en el que no hemos podido estar el uno con el otro, pero ello no cambia nada de lo que siento por ti, vencedor. Voy a estar siempre disponible para ti, para guiarte, apoyarte o guiarte, para todo cuanto tú precises. Deseo que sepas también, hijo, que me siento orgulloso de ti, del chaval que eres y del hombre en el que te andas convirtiendo.

Sacaste de mí lo mejor que había… y que hacía tiempo que no sentía. “Necesito ayuda”, pide, “Una parte de mi se siente como un fracaso por pedirlo. Eres un padre maravilloso, y eres fantástico con los niños. Pero soy humana, duermo solamente cinco horas cotidianas y estoy muy cansada. No estoy enojada contigo por el hecho de que comprendo que jamás tuviste la aptitud de cambiar el chip.

Me hubiera gustado que fuera letrada. Por que entiendo que son personas que llevan una vida distendida, que están en una posición esencial y que por su formación adquieren un sentido de la justicia mayor a la mayoría de los mortales. No obstante, ella ha amado ser periodista. Procura sostener una buena comunicación con tu vieja pareja… no hay mejor ejemplo para tus hijos. Lo esencial de la familia no es vivir unidos, es estar unidos. Los únicos que perderán son los pequeños… el daño que se les hace es irreparable.

Esta carta va dirigida a los progenitores solteros que se sintieron ignorantes y que plantearon una escuela en casa, con las materias propias de la ignorancia que son el amor, la alegría . Creo que cada uno de nuestros hijos- yo tengo 4- vienen marcados por condiciones biológicas muy dispares. La educación familiar ha sido igual para todos,pero no sus capacidades y condiciones para recibirlas y tampoco las influencias del ambiente. Siento que contamos bastantes límites en la predominación que tenemosen nuestros hijos.

general