Seleccionar página

Digo SÍ a la vida tal y de qué manera es, y que viene mediante ti. Ahora veo que estuvo bien como fue. Y ya no intento mudar las cosas que pasaron en la familia.

carta a la madre

Mamá, como todo el mundo, llora cuando está triste. Esto que ves, no es una motita de polvo en el ojo; son lágrimas, cariño. Todas las mamás que tienen un bebé de brazos saben lo fantástico que es ver a los hijos crecer.

Eres la mujer mas importante de mi vida, y aún hoy, en el momento en que tu presente se diluye para dejar solo recuerdos de tu juventud, deseas ayudarme en todo cuanto resulte posible. No probablemente halla un amor mas incondicional y espléndido. Siento bastante que a veces, mi paciencia no esté a la altura. Además de esta carta, Kyslytsya leyó otras cartas muy similares, asimismo de niños, de soldados y de mamás, de las que aseveró «no deberían tener que ser escritas». «Si es de esta manera, quiere decir que algo salió horriblemente mal, incluso aquí en las ONU», añadió.

Por el momento no intento cambiar el pasado, sino lo ACEPTO tal y como es. Ahora te puedo ver como adulta y aún de esta forma sigues siendo mi madre. Esa madre que se desvive por mí a su manera.

La invitaría a comer pero aparecerá con cuatro tupper llenos de comida buena para mi salud. Conque me semeja buena idea divulgar mi inmenso amor a mi madre a fin de que se entere todo el planeta, todos menos ella pues es más de Ana Rosa y María Teresa que de la prensa redactada. La emotiva carta, aparte de contar la historia personal de Rodrigo, que sufría una depresión severa, pretende poner el foco en la importancia de llevar a cabo caso a la salud mental que, más allá de que no se ve, tiene graves efectos.

Dejar de reclamar lo que pudo ser y no fue para poder cerrar nuestras lesiones infantiles. En Carta a mi madre explico, la relevancia de estar en paz con ellos para poder estar en paz con nosotros mismos. Debo decir que tuvimos bastante fortuna en el sendero.

uncategorized