Seleccionar página

Te has acabado yendo sola, como jamás lo habrías querido ni soñado. Solo quisiera que, aunque no hayamos podido estar junto a ti en estos instantes, nos hayas sentido igual de cerca que nosotros a ti. Te recuerdo, mamá, con tu moño a la italiana y tu luz permanente… ¡Cuántas ocasiones he echado de menos marcar tu teléfono y vocalizar la palabra MAMÁ… En este momento yo soy mamá y, qué curioso, a partir del momento en que lo fui, todavía pienso más en ti. En la pena que me da que no conocieses a tu nieto.

Si andas en uno de esos días en los que el recuerdo de tu madre se apodera de ti y no eres con la capacidad de de lidiar con la melancolía, sentarte y escribir una carta a tu mamá fallecida puede ser un alivio para el alma. El primer domingo de mayo es un momento de alegría y celebración. Aunque tu madre ya no está aquí puedes seguir celebrando su vida y los buenos momentos que pasasteis juntos por medio de una carta para el día de la madre. A los lectores de su carta, les pide que reemplazen la pena por alegría, «la que yo siento por el hecho de que mi madre en este momento está contigo, conmigo, con nosotres». ¡Qué envidia que sepas qué hay tras la desaparición terrenal!

carta a una madre fallecida

Espero volver a estar contigo, si bien no demasiado pronto. Feliz cumpleaños”, acompañaba estas palabras con una fotografía en blanco y negro en la que aparece Sandra posando con un traje de flamenca. Para esa fecha puedes escribirle una misiva contándole de qué forma te sientes o comunicando de de qué forma fué tu vida desde el instante en que no está. Compra un bonito ramo de flores y llévalo a su sepultura, en el momento en que estés allí léele la carta en voz alta.

Una de ellas es su cumpleaños, pero también está el día de la madre. La «influencer» está centrada en sus tres hijos y en su trabajo en las redes sociales. No se fué, solo está en otra habitación. No tiene cuerpo, pero su energía está más presente que nunca, pues en este momento es omnipresente.

Desde ese momento, todos los años en el momento en que sabe que estoy en el hogar, me trae pescado fresco». Este género de cartas pueden ser de varios tipos. Tenemos la posibilidad de expresar sentimientos positivos o aun negativos, pedir u otorgar perdón, zanjar temas que quedaron atentos en su instante, o simplemente catalogar instantes de nuestra vida. Indudablemente hay fechas que quedan marcadas para siempre en nuestro corazón y en las que la vamos a echar todavía más de menos.

Tras leer estas cartas de amor para festejar el Día de la Madre, es realmente posible que le entren unas ganas irrefrenables de abrazar a la suya, si aún tiene la fortuna de gozarla, aunque sea de lejos en este confinamiento… Y si ya no está, haga como las hijas y también hijo de este informe; las perdieron en diferentes instantes, unos hace unos años, otros no tanto, y alguna, muy recientemente, por culpa del dichoso virus, sin despedida, abruptamente. Ante estas infinitas ausencias, han querido dedicarles unas líneas en este simbólico día. Leyéndolas, una cosa queda clara, el poder de la palabra madre, quiere, mare, naiciña, mamá… Asimismo escrita, como en estas cartas llenas de cariño y hermosura.

Asimismo clama contra la «vergüenza» socia a lasalud mental, que reclama normalizar, «como se normaliza tener un constipado» pues si los problemas se ocultan, no se tienen la posibilidad de arreglar. «¡Cómo no vamos a tener problemas mentales en esta sociedad de consumismo, llena de gente arisca y egoísta! «Ha vuelto a nacer en un nuevo estado donde es feliz y su luz es sin limites, mucho más grande que en la Tierra. Su capacidad está ahora al cien por cien; nos cuida, nos guía y nos sana. Lo material empieza y se termina, pero lo inmaterial es infinito, es energía», protege. Y acabo con la crónica de Leo, mujer refulgente (con nosologías previas si, pero mujer refulgente).

Y damos gracias a Dios por estos cinco espectaculares años que nos ha regalado con ella. «Deseo que seas feliz en el cielo. Deseo que vayas al cielo. Nos vamos a encontrar en el cielo. Voy a hacer todo lo que es posible para ser buena para ir al cielo asimismo. Besos, Galiya», concluye la carta. La guerra en Ucrania causada por la invasión perpetrada por Rusia desde el pasado 24 de febrero está dejando situaciones desgarradoras. Una de ellas la ha compartido un diputado ucraniano en Twitter.

anonymous