Seleccionar página

No dábamos un paso sin que la otra lo supiese. Cuando tenía 13 años me partí la cara patinando sobre hielo. Era la tarde de Reyes y mis amigas y yo decidimos pasar la tarde en la pista que habían puesto en el centro de la región. Perdí la estabilidad y acabé con una fractura en el brazo y una brecha en la barbilla que por suerte el día de hoy se convirtió en una pequeña cicatriz. Recuerdo que mi mayor miedo al verme contra el helado suelo fue ‘mierda, ¿se me habrán roto las gafas?

No hay solamente bonito que estar llorando de la emoción y de pronto reir sin frenos por aquel recuerdo tonto. Mejor amiga, tu amistad es tan esencial para mí que recorrería el planeta solo para visitarte. Primero, deja en claro que se trata de una carta de amor. Di “Feliz cumpleaños” de una forma diferente para volverlo particular. Una buena amiga es aquella con la que compartes la vida, tanto en su parte más bonita como en la más oscura.

No dejes de escribirme WhatsApp a las tres de la mañana para contarme tus hazañas, lo que has soñado, tus pesadillas. No es necesario que ingreses en aspecto describiendo los instantes difíciles vividos, te aconsejamos sostener una actitud positiva durante toda la carta, conque haz referencia a lo que has aprendido gracias a ella. Son tantos los años que hemos festejado este día juntos. Usa un lenguaje simple, con oraciones breves y redacta en primera persona a fin de que el mensaje tenga fluidez.

carta a tu mejor amiga

Un instante únicamente único de mi persona favorita, tú, mi mejor amiga desde el momento en que el planeta es planeta o, por lo menos, desde que nuestro planeta existe. En estos mucho más de treinta años que llevamos juntas hemos compartido mil y una aventuras. El día de hoy te toca vivir el enorme hecho de tu vida, ser madre. En el instituto todo cambió, pero nosotras proseguimos igual, de la mano hasta el objetivo de todo el mundo.

Y entendí que la amistad no tiene por qué ser lógica sino más bien verdadera, y no tiene por qué ser única, sino más bien generosa. Aún recuerdo los sandwiches de jamón york y queso que hacíamos con la sandwichera de tu abuela y que me parecían un mordisco prácticamente perfecto. En el momento en que era pequeña y me peleaba en la clase de preescolar contigo no imaginaba que terminaríamos siendo tan amigas. Quizás te preguntas cuándo volverá a ser lo mismo o en el momento en que volverás a ser exactamente la misma, y siento decirte que jamás. Todo ha cambiado y lo hizo para siempre.

Tu mejor amigo se merece lo mejor del mundo. De formación periodística, escribo sobre cultura, moda y modo de vida en distintos medios digitales y también impresos. Tanto si has optado por redactar esta carta corta para una amiga a mano o con el pc, la presentación final es clave, como si de un regalo material se tratase. En el artículo no encontrarás modelos o plantillas impersonales y predeterminadas para redactar una carta corta para una amiga, sino pretendemos inspirarte y darte las pautas para redactar desde el corazón.

Qué mucho más da, lo importante es que, merced a ti, pude salir airosa de la situación. Apareciste en mi vida en el momento en que me dejó mi primer novio. O en primero de EGB, en el momento en que estábamos sacando punta en la papelera.

Puedes redactar tus sentimientos genuinos en la carta para hacerla única y también irreproducible. A menudo mandamos cartas y párrafos de amor a nuestros amantes, pero nuestra mejor amiga también se merece cuando menos un par de mensajes en todo el año. Al fin y al cabo, tu mejor amigo es la persona con la que sabes que siempre y en todo momento puedes contar cuando los tiempos son bien difíciles.

Ciertas cartas te ayudan a expresar los sentimientos de tu corazón. Cada momento que pasas con ellos te arranca una sonrisa. No obstante, de manera frecuente nos olvidamos de decirles lo particulares que son.

Además, puede servirte como una estrategia personal para encauzar todas y cada una esas emociones que muchas veces acaban en agobio mental. Amigas de mi vida, me habéis aportado tanto en todos estos años que no podría haber llegado donde lo hice sin tu acompañamiento incondicional, como el de una madre. Sin juicios ni reproches, solo siendo el sostén que precisé en mis peores instantes. No podría haber alcanzado mis misiones sin que les te alegráseis de mis logros.

uncategorized