Seleccionar página

Tu sinceridad, tu forma de ser, hace que sea imposible no sentir un enorme cariño por ti. Llevamos un buen tiempo siendo amigos, y te lo agradezco de corazón. En días como el de hoy que siendo algo de soledad o melancolía, he de decirte que valoro tu amistad.

Mi querida Sara, te escribo esta carta por el hecho de que eres una enorme amiga y aunque no te veo hace varios años te sigo deseando del mismo modo. Una vez finalizado este proceso, si has optado por mandarla de una manera electrónica, solo te quedará ofrecerle al botón “mandar”. Primero, deberás pensar el canal por el que quieres mandar tu carta. Si es de una manera clásico, necesitará papel, lapicero o boli, un sobre y un sello concreto del rincón donde enviarás tu misiva.

Quizás te preguntas cuándo volverá a ser lo mismo o en el momento en que volverás a ser la misma, y siento decirte que nunca. Pero te adaptarás, porque eres capaz y la vida es cambio. Un instante únicamente único de mí favorita, tú, mi mejor amiga desde el momento en que el mundo es mundo o, cuando menos, desde que nuestro planeta existe. Amigas de mi vida, me habéis aportado tanto en todos estos años que no podría haber llegado donde lo hice sin vuestro acompañamiento incondicional, como el de una madre. Sin juicios ni reproches, solo siendo el sostén que precisé en mis peores momentos.

Eres de las pocas que consigue comprenderme a la perfección y que siempre me da su apoyo incondicional. Extraño nuestras largas diálogos en las que charlábamos de todo y esas risas inacabables que nos dejaban sin aliento. Siempre y en todo momento estoy pendiente de lo que pasa en tu vida por medio de las redes sociales pero sabes bien que no es lo mismo, quiero darte un abrazo y decirte cuanto te deseo. En ocasiones, resulta beneficioso distanciarse para comprender lo que verdaderamente poseemos a nuestro lado, esto es, para darte cuenta de quién te ayuda sin pedir nada a cambio.

En esta ocasión quiero explotar para decirte cuánto te admiro y valoro tu amistad. Si bien no sepas quién soy, creéme que me considero un favorecido por poder afirmar que soy uno de tus mejores amigos. Aún no sabes quién soy, pero seguramente tienes que tener algunas sospechas. Es muy entretenido el juego de amigos misterios, me dio la posibilidad de conocerte y pasar bonitos instantes. Estarás fallecida de miedo tratando imaginar si vas a saber llevarlo a cabo. Permíteme decirte con la autoridad que tiene alguien a la que has precaución mucho, que vas a saber.

carta a mi amiga

Mira estos ejemplos y también inspírate para saludar a esa amiga particular. Aseguran que en esta vida nadie es indispensable, pero si muy precisa, y hay personas como tu irrepetibles. Si quieres redactar una carta a una amiga que quieres no puedes dejar de integrar oraciones célebres que te agraden y representen su relación.

Después, escribe en la parte posterior el remitente, o sea, tu nombre y dirección descriptiva para que, si hubiera algún inconveniente, el cartero pueda devolvértela. Tras esto, colocale el sello y dirígete a un buzón o una oficina de correos para mandarla. Comenzamos a escribir y vamos a seguir una estructura básica en las misivas. En mi primer lugar, y sobre el encabezado de la página, pon la fecha y el sitio desde el que escribes. Deja un espacio debajo y empieza saludando a tu amigo o amiga. Una manera muy recurrente de saludo es comenzar con “querid@” y su nombre.

Las cartas remitidas a este medio deben ir adecuadamente firmadas y con el DNI. Encuentra todos y cada uno de los libros, lee sobre el creador y mucho más. Aún recuerdo los sandwiches de jamón york y queso que hacíamos con la sandwichera de tu abuela y que me parecían un bocado prácticamente especial. Cuando era pequeña y me peleaba en la clase de preescolar contigo no imaginaba que terminaríamos siendo tan amigas. Cada vez que veo novedades tuyas me alegro ya que sé que eres feliz. Yo y todos y cada uno de los que te deseamos siempre te recordamos pues eres alguien muy especial.

other