Seleccionar página

Hola buenos dias, He leido la carta y si, precisamente es preciosa y muy cierta. Mi hija tiene 12 años y esta en esa època que solo quiere estar sola o con sus amigas, desea privacidad, que absolutamente nadie la moleste, se encierra en su habitaciòn y se pasa 24/7 con el movil enganchada. La adolescencia, si, pero que paso con esa pequeña dulce que me besaba, me abrazaba, me decía mil veces al dia «Mama, te quiero». Ya sabes que en todo momento puedes contar conmigo, y no dudes jamás que en el momento en que tu relumbras de belleza, yo asimismo lo hago, en el momento en que tu ríes sanamente, me transmites alegría, en el momento en que me das un beso me siento la mujer más feliz del mundo, cada triunfo que logras es una gran satisfacción y orgullo para mí.

Creo, empero, y deseo que Tassara165 te consiga de su amigote Sartorius la prórroga deseada166, y si bien no soy amiga de dicho ministro, me ofrezco, si fuere necesario, a rogar a Narváez le hable sobre el particular. Siento que me afirmes que sigues enojado, si bien lo que añades y el tono general de tu carta me tranquilicen bastante. Celebro que tus disposiciones recientes te parezcan menos amargas, que las que afirmas haber tenido; yo deseo básicamente tu esa, tu sosiego, que te es tan costoso. También yo me siento en mejores disposiciones que hace días tenía, y si tu enojo se disipase me encontraría contenta.

Recuerdo que yo solo podía meditar en lo que te podía estar pasando por aquella cabecita, y te puedo asegurar quefuiste muy fuerte y valeroso. Su mejor discurso fue, indudablemente, el pronunciado en las tardes del 21 y del 25 de junio de 1866, consumiendo un turno contra la totalidad del presupuesto de Hacienda191. En relación a lo que me consultas sobre mis cartas, sólo puedo responderte que no recuerdo precisamente lo que poseen. Ignoro si hay en esas cartas confidenciales cosas que logren atraer al público, o si las hay de tal naturaleza, que deban ser reservadas. En el momento en que nos veamos, vamos a hablar de eso y examinaremos estos papeles. En el momento en que nos observemos, sí; por el hecho de que cuento que nos veremos sin falta177.

Puede alegrar el día de tu hija o darle el impulso preciso antes del enorme día. No pases por la vida de puntillas, pisa a fondo y pon el corazón en todo cuanto hagas. No te engañes pensando que tienes un buen tiempo, ya que los años pasan rápidamente y se deben hacer situación varios sueños, y tú tienes bastantes por cumplir. Lucha siempre por tus, que nada te tome y que jamás nadie te haga opinar que no los puedes conseguir.

Mi carta de ayer, dices, era menos afable que la previo a ella. Yo te dije más, te dije que era fría, y lo era de hecho. No te diré esto, repito, porque no he menester abjurar o desmentir conceptos que trazó mi mano, para probar que no soy inconstante ni contradictoria. Al tiempo deseo decirte, por si acaso esta noche hay visitas que me lo impidan, lo que en la de ayer te expliqué mal.

carta de orgullo para mi hija

Siento la necesidad de algún cambio grande que saque mi vida del estado de marasmo en que ha caído. «Háblame mucho de C.; bien sabes que lo quiero como a un hijo; mi deseo sería… Un hombre, que no es más para mí que un hombre, ora tome el nombre de apasionado, ora el de amigo, profana entrambos nombres y me semeja impropio de ellos El cariño y la amistad, como és yo las creo, son otra cosa muy diferente de lo que proporciona el hombre material. Te he dicho que soy un poco ida y ahora ves de qué forma te lo pruebo enviándote esta extendida carta; y para que sepas que además de un poco loca soy desquiciada completamente, acabo diciéndote que te amo, y que te he mentido siempre y cuando lo opuesto haya dicho. Haz tú de este amor lo que quieras, hazlo un culto, una pasión loca o una amistad tierna; pienso que puedes darle carácter a tu placer, y que yo siempre y en todo momento quedaré contenta con tal que, ya me hagas tu amiga, ahora tu apasionado, sepas entender que soy exclusivista y riguroso y que no tolero nada a medias.

No dudo que te deberé este obsequio, que sabré apreciar adecuadamente, y si exiges que lo pague dándote tus cartas, lo haré, aunque con disgusto. Tus cartas, cuando con ellas desees complacerme, dirígelas con solo mi nombre, que esto basta. Pensamos mudar de habitación, no sé dónde vamos a ir a parar; pero soy muy conocida, y los carteros procurarán mi casa. Teniendo la convicción de que me va a haber usted escrito, aún no he podido ir al correo a sacar la carta, que duerme sin lugar a dudas en aquellas cajas106.

De todas las cosas que llevas puestas, la actitud es la más esencial. Recuerda que eres el cariño de mi vida, y eso es para toda la vida. Sabes pedir perdón de verdad, con el corazón y también intención de realizar las cosas cada vez un poco mejor. Gracias a ti el día de hoy sé que mis logros me forman parte y que mis sueños no tienen fecha de caducidad.

anonymous