Seleccionar página

Hasta la próxima Sara, bendiciones y suerte. Espero que en el momento en que retornes nos tengamos la posibilidad hallar y conversemos de todas y cada una de las cosas que nos pasaron en la vida. A continuación veremos dos modelos de carta para una amiga en el extranjero. Hay días en que nos gusta recordar el pasado y a nuestra memoria vienen esas amistades con las que compartimos buenos momentos. Prueba exclusiva de 60 días con acceso a la mayor biblioteca digital del mundo. Recuerdo tu piel clara como la blanca paloma de la paz, siempre conmigo, poniendo a mi pena las alas y los tonos de tus palabras, siempre acompañando mis alegrías con tu sencilla luz de la realidad.

Prosigue haciendo un trabajo en ti, cuídate, mímate bastante, háblate muy bien, no permitas una autocrítica, valórate. No sé exactamente en qué instante comenzó a ser una obligación esto de ser feliz y tener una menta efectiva. Levántate, toma café y vete a conquistar el planeta. Agradece un nuevo día que te ofrece la vida.

Acceso instant\\u00G2neo a millones de ebooks, audiolibros, revistas, podcasts y bastante m\\u00G2s. Una aceptable amiga es aquella con la que compartes la vida, tanto en su parte más bonita como en la mucho más oscura. Es aquella que sabe qué cara tienes sin maquillaje, que conoce tu color preferido, tus crushes, tus coletillas y la canción que te alegra el día. Una amiga con la que podrías pasar horas comentando tanto del sentido de la vida como de vídeos de gatos.

Tanto si has optado por escribir esta carta corta para una amiga a mano o con el pc, la presentación final es clave, tal y como si de un obsequio material se tratara. Aunque decidas redactar esta carta corta para una amiga desde la responsabilidad y el sentimiento, no está de más recordarle alguna anécdota entretenida para darle un toque de humor. No hay solamente bonito que estar llorando de la emoción y de repente reir sin frenos por aquel recuerdo tonto. A veces, resulta beneficioso alejarse para entender lo que realmente poseemos junto a nosotros, o sea, para darte cuenta de quién te ayuda sin pedir nada a cambio. A continuación podéis leer la carta de una persona que está trabajando la aceptación de sus emociones y que ampliamente nos ha permitido compartirlo con todas y cada una aquellas que puedan estar atravesando una situación similar.

carta amiga

Justo acabo de comprender a tu hija y ahora la deseo. A decir verdad, ahora la quería en el momento que recibí la fotografía del predictor positivo. Tengo muchas amigas pero honestamente como tú solo hay una.

Nos conocemos desde pequeñitas, ¡qué difícil se nos hacía en aquel momento comunicarnos! ; ni nos ofrecébamos cuenta que estábamos allí la una para la otra, cómo si no entendiésemos a fin de qué era nuestra amistad y por qué el destino nos había unido. Amiga, siento decirte que es posible que haya cosas imposibles, como ver a sapos bailar flamenco, pero sacarte la plaza no tiene por qué razón ser una de esas cosas. Deseo darte todos mis ánimos pero también la opción de que te vengas abajo y lo mandes todo al carajo. Quiero que sepas que estaré aquí si triunfas y no me voy a ir si las cosas no salen como aguardabas. Vas a estar muerta de miedo intentando imaginar si sabrás llevarlo a cabo.

Hemos llorado por tonterías, como cuando vimos el Rey León por vez primera ; otras tantas hemos llorado por cosas más importantes, como en el momento en que nos frustramos porque nuestros proyectos no salen como querríamos. Felizmente Consuelo, tan buena amiga, ha estado siempre preparada para oír nuestros inconvenientes y a llorar con nosotras cuando es requisito para desahogar nuestra pena. Querida y vieja amiga, una vez más nos volvemos a localizar. ¡Vaya si tiene historia nuestra relación!

Sonríe aún cuando te estén mandando a la mierda. Quizás te preguntas cuándo volverá a ser lo mismo o en el momento en que volverás a ser exactamente la misma, y siento decirte que nunca. Todo cambió y lo hizo para siempre. Pero te adaptarás, pues eres inteligente y la vida es cambio. Un instante únicamente único de mí favorita, tú, mi mejor amiga desde que el mundo es mundo o, por lo menos, desde el momento en que nuestro planeta existe. Deseo decirte amiga mía que me siento afortunada de tener tu amistad pues siempre y en todo momento me das buenos consejos y tienes las palabras exactas para levantarme los ánimos cuando estoy triste.

A todas las que habéis pasado por mi vida, las que les perdísteis por el sendero, las que me faltáis y las que no faltáis nunca, las que estáis por venir. Amigas de mi vida, me habéis aportado tanto en todos estos años que no podría haber llegado donde lo hice sin vuestro acompañamiento incondicional, como el de una madre. Sin juicios ni reproches, solo siendo el sostén que precisé en mis peores instantes. No podría haber alcanzado mis metas sin que os te alegráseis de mis logros.

general